Search for
Login | Username Password Forgot? | Email: | Create Account
Non English | Entries: 3314 | Views: 98 | Modified: 3 hours ago | | Add to My Feeds
Report


Y decidió jugarse la faja. En su visita de la pasada semana a Leonel, Amable confesó que había decidido apoyar a Hipólito. De nada valieron los argumentos para disuadirlo, ni siquiera que Víctor Díaz Rúa le recordara al salir del Despacho que en cualquier escenario después del 20 de mayo el PLD conservaba toda su influencia en áreas fundamentales de la Justicia y que la orfandad de poder lo exponía a consecuencias impredecibles. Leonel le dijo que lo comprendía –aunque no lo justificaba– y le deseó suerte. La reunión fue muy breve, pero no tanto como para que el tiempo no le alcanzara al senador de Higüey de comprometer su apoyo a Leonel en el 2016.

Pero para ese momento ya no será necesario. “En cuatro años pasan tantas cosas...” El argumento fue que en las “consultas” a sus seguidores en el reformismo, la inmensa mayoría prefiere un acuerdo con el candidato perredeísta. Pero más que eso, dijo que “la gente de Danilo lo ignoró” en las negociaciones con el sector institucional del Partido Reformista, es decir, con Carlos Morales.
El testigo
Leonel Fernández quiso jugarse una última carta para tratar de detener la inminente marcha de Amable al grupo de Hipólito Mejía. Y aprovechó la relación primaria de su ministro de Obras Públicas con el senador reformista. Díaz Rúa se ocupó de recoger en su casa a Amable y de conducirlo al despacho del Presidente en Palacio. En la mañana el esquivo dirigente reformista había recibido en su hogar a Hipólito, pero sus más allegados hablaban ya abiertamente de su compromiso de apoyo al candidato del PRD.
El único testigo de lo que pudiera ser la última reunión de Leonel y Amable –por lo menos en esta jornada política– intentó convencer al senador de Higu¨ey para que dejara abierta una brecha a la posibilidad de reconsiderar la decisión que había ya asumido.
El presidente Fernández fue cortante: ¡Que le vaya bien, senador! Y lo despidió dando por concluida la breve reunión. “Cuente con mi total y decidido apoyo para su retorno en el 2016, Presidente”. Pero Leonel se hizo que no lo oyó.
Lo sacan del PRSC
Ayer mismo se supo que Aristy Castro fue expulsado del Partido Reformista en resolución de su Consejo Presidencial Permanente. La dirigencia de ese partido ni siquiera esperó que anunciara su decisión de apoyar a Mejía, que ha prometido para el 18 ó el 19 de este mes, y se adelantó a su expulsión. Y aunque las expulsiones en esa organización política se anuncian y jamás se ejecutan, esta vez todo dependerá del resultado electoral el 20 de mayo.
Si Danilo y el PLD ganan las elecciones, sus aliados del Partido Reformista con Carlos Morales a la cabeza consolidarían su posición y sin duda Aristy Castro quedaría fuera definitivamente. Pero si es Hipólito el vencedor el panorama sería otro. Sobre estas ocurrencias los reformistas tienen experiencia. En las elecciones de 2008 un grupo importante contrarió la decisión de su partido de ir solo a las elecciones con el propio Aristy Castro de candidato, que sacó menos del 5 por ciento de los votos. La posición de la disidencia que apoyaba entonces a Leonel se consolidó y Carlos Morales emergió como presidente del partido, y aquellas “expulsiones” se fueron a la porra. Ahora ocurriría lo mismo si quien gana es el aliado de Amable.

El cacique higüeyano olvida, sin embargo, el consejo que le dio su amigo Díaz Rúa: “Recuérdate que sin importar lo que ocurra el 20 de mayo, el PLD controla la Justicia”. Y por ahí andan unas auditorías...
Artículo: Cesar Medina

More from Merrimack News


^ Back To Top